jueves, 21 de enero de 2016

Este es mi pueblo

Crónicas Mosconas 16
Este es mi pueblo
Gustavo A. Fernández

Desde el año 2007 el Círculo de Estudios Pramarenses y el Museo Etnográfico organizan las Jornadas de Estudios Locales. Durante estas ocho ediciones distintos historiadores, etnógrafos, arqueólogos y especialistas en otros muchos campos han acudido a la Casa de Cultura para hablarnos de Grado. Muchas de estas conferencias se han publicado en la revista “Grado-Grau, villa y Alfoz” y se han organizado también exposiciones, visitas guiadas, presentaciones de libros y otras actividades complementarias. El balance de las Jornadas resultaba muy positivo, pero hasta esta edición no hemos puesto en marcha una iniciativa que llevaba tiempo rondándome la cabeza: dar voz a los propios vecinos para que sean ellos mismos los que nos hablen y nos muestren las distintas localidades y parroquias del concejo. Así nace el proyecto “Este es mi pueblo” cuya primera charla-coloquio tendrá lugar este viernes 22 de enero a las 19:30 horas. Doris Alonso Suárez será la encargada de mostrarnos y contagiarnos su pasión por su pueblo: Santianes de Molenes, antigua capital del territorio de Salcéu.

(Publicado en La Nueva España el 20-01-2016)

Se nos cae el hórreo

Crónicas mosconas 15
Se nos cae el hórreo
Gustavo A. Fernández

El hórreo (y su hermana la panera) es uno de los símbolos de Asturias. Citando a Ortega “… el hórreo, menudo templo, tosco, arcaico, de una religión muy vieja, donde lo fuera todo el Dios que asegura las cosechas”. Hoy, olvidada su función de granero y almacén, no sabemos qué hacer con ellos. Cada día dejamos caer hórreos y paneras por toda la geografía asturiana, algunos de ellos del siglo XVI o XVII. Siempre he dicho que el gran problema del hórreo asturiano es que aún hay muchos y por ello no los valoramos. En la villa de Grau sólo se conservan media docena de paneras, pero la toponimia actual de nuestras calles (L´Horrín, Tras Los Hórreos, La Panerina) nos recuerda que antaño fueron elementos habituales y abundantes. En 1878 se expropiaron varios graneros en las plazas de La Blanca y del Recodo para dejar más espacio al mercado de miércoles y domingos. Hoy varias y emblemáticas paneras están a punto de perderse definitivamente (la del Infierno o las dos del Boláu). Los hórreos, símbolo de Asturias, quizá por eso se dejan caer sin que nadie haga nada.

(Publicado en La Nueva España el 13-01-2016)

Rotonda a ninguna parte

Crónicas mosconas 14
Rotonda a ninguna parte
Gustavo A. Fernández

Si la memoria no me falla, en las inmediaciones de la villa de Grado/Grau hay nueve rotondas. Cuatro están vinculadas a la autovía A-63, dos de ellas en la salida Grado-Norte, a la altura de la localidad de Sestiello, y otras dos en la salida Grado-Oeste, ya en las afueras en dirección a Salas. Tenemos tres a lo largo de la carretera N-634 a su paso por la villa, son las famosas turboglorietas. Hay otra entre la plaza del Cortijo y el Palmeral. Pero de la que quiero hablar es de la que yo llamo “la rotonda a ninguna parte” que se encuentra cerca del cementerio y el Instituto Ramón Areces. Esta pobre ha quedado abandonada, inútil y olvidada. Se construyó y utilizó durante varios años vinculada a una salida provisional de la autovía que era ideal para dar servicio a los vecinos de los barrios altos y de las instalaciones deportivas. Lamentablemente acabaron sustituyéndola por la mencionada salida Grado-Oeste, que se utiliza poco pues queda muy alejada de la localidad y hay que dar demasiado rodeo si vienes de Oviedo. Querida rotonda a ninguna parte, quiero que sepas que yo me niego a olvidarte, sobre todo cuando estando tú tan cerca, tenemos que cruzar todo Grau y la recta de Peñaflor para poder salir al mundo.

(Publicado en La Nueva España el 9-01-2016)

domingo, 10 de enero de 2016

Hacer comarca

La mosquitera 2
Hacer comarca
Gustavo Adolfo Fernández

A ver cómo cuento esto sin que parezca que le estoy haciendo la pelota al director de este periódico…

Hace casi veinte años, allá por 1997, estuve contratado por la recién creada Asociación de Concejos del Camín Real de la Mesa. Mi tarea consistió en realizar un inventario del patrimonio histórico-artístico y de los recursos naturales de los ocho concejos que formaban entonces este ente supramunicipal y que eran Belmonte, Grado, Proaza, Quirós, Santo Adriano, Somiedo, Teverga y Yernes y Tameza.

El trabajo de campo de aquellos intensos pero maravillosos meses me permitió conocer todas las parroquias y localidades de los valles del río Trubia, del Cubia y del Pigüeña. Ya entonces me pareció un objetivo importante y necesario, al tiempo que muy complicado, fomentar entre los habitantes de estos concejos un sentimiento de unidad, de pertenencia a una comarca común. Para ello recuerdo haber propuesto un periódico o revista comarcal, una radio y una buena guía turística de la zona.

Desde aquel lejano 1997 la asociación de concejos se ha convertido en Grupo de Desarrollo Rural Camín Real de la Mesa (GDR), se han unido nuevos municipios como Candamo, Las Regueras e Illas. Desde este GDR se han hecho muchas y buenas cosas apoyando y financiando iniciativas públicas y privadas, programas de apoyo al medio rural, de promoción y dinamización turística…pero sigue sin existir un sentimiento real de comarca entre la gente.

Desde hace unos meses lo que hay es un periódico, este que tienes en tus manos, que como su propio nombre indica da voz al Camín Real de la Mesa. Por fin, tras casi veinte años, las gentes del Trubia, del Cubia, del Pigüeña… leemos las mismas noticias, tenemos este medio de comunicación en común que, aunque sea mensual, dedica unas cuantas páginas a información ya no local sino comarcal y tiene una versión digital actualizada permanentemente.

Señor director de este periódico, le animo a que ponga también en marcha una radio comarcal y que edite una buena guía turística con contenido de verdad, no una mera colección de fotos más o menos bonitas.
 

(Publicado en La Voz del Trubia nº 11 - Diciembre de 2015)

domingo, 3 de enero de 2016

Galardones y reconocimientos

Crónicas mosconas 13
Galardones y reconocimientos
Gustavo A. Fernández

El nuevo gobierno municipal de Grau recupera la Gala del Deporte Moscón que llevaba ocho años sin celebrarse. La ceremonia tuvo lugar el pasado sábado 26 de diciembre y, curiosamente, al día siguiente leo en la página tres de este mismo periódico el siguiente titular: “El tripartito elimina los premios deportivos Ciudad de Oviedo tras casi dos décadas”. En un posible debate a favor o en contra de entregar galardones hay múltiples matices y variables. El propio Ayuntamiento de Grau ha dejado de organizar el Premio al Pueblo Ejemplar del concejo. Supongo que nadie pueda pensar que un deportista merezca más reconocimiento que los pueblos, asociaciones o vecinos que destaquen en cualquier otro ámbito social o cultural. Por eso imagino que la justificación para premiar y homenajear a los deportistas moscones y no a otros sectores se encuentra precisamente en el carácter competitivo del deporte, donde para que unos ganen, otros tienen que perder.

(Publicado en La Nueva España el 31-12-2015)